Seis poemas de Adrián Ramírez Riaño más su poética

Adrián Ramírez Riaño (Burgos, 1995). Vive su infancia entre los caminos del norte castellano y los veranos terrenos en el pueblo de sus abuelos, Osuna, en la provincia de Sevilla. Sus primeras lecturas provienen de una antología poética de poemas infantiles de Gloria Fuertes pero no es hasta la enseñanza secundaria cuando, gracias a gran labor de su profesora de Lengua y Literatura, empieza a leer a Bécquer y a Darío. Las clases de literatura y de filosofía en Bachillerato le impulsan a estudiar filología en su ciudad natal donde se gradúa. Actualmente reside en Madrid realizando estudios de Máster especializándose en poesía de vanguardia.
Adrián Ramírez Riaño - TEMBLOR Revista de poesía

POÉTICA

Ante todo la poesía es ritmo. Más o menos melódico, cada poeta, tras un estudio concienzudo con las formas métricas, adquiere un ritmo interno. El conocimiento de la métrica es esencial para, con ella, romper los esquemas y crear una voz poética única e individual. La base de mi poesía radica en la silva libre: el manejo del verso impar (7-9-11-14) es esencial en la poesía en castellano. Obviamente, no todo es forma, pero para entender la poesía en sí, se debe entender que hay que adquirir un ritmo musical a través de la palabra. La forma debe ser cuidada al máximo. Incluso los grandes poetas que escriben en verso libre prefiguran cada poema con un esquema métrico y esquemático preciso. Respecto al esquema: abogo por una poesía concentrada: sugerir más que mostrar mientras que el símbolo recae para apoyar los paradigmas que la palabra no puede expresar. Es decir, creo en una poesía despojada de retórica y de imágenes “fáciles” en búsqueda de varios significados. A su vez, los poemas de todas las partes están interconectados entre sí: sin la lectura de uno no puede entenderse el siguiente y así continuamente. En otras palabras, no es la construcción de un poemario con varios poemas, sino la escritura de un solo poema a través de varios. En resumen: el poema es un pensamiento, meditación o ficción en un ritmo.

Poemas inéditos

I

La ropa semivacía, la pluma

puesta al servicio

para el fin de las últimas instancias:

el recuerdo y la memoria en uno solo.

Estas pinturas oscuras retratan

un estado del alma,

un proyecto de ausencias.

 

II

 

¡Pero en el día de mañana

por el cuadro estival de tu ventana

entrará la canción de la alegría!

Dámaso Alonso

Tú, de rojos aerolitos

y de rojas conchas, rojas garras

y de rojas sonrisas cándidas.

Tú,

cuelga las rojas cuerdas,

entra tu esencia en ellas:

tienes abierta la ventana

de mi conciencia.

 

III

SUEÑO

Poner una soga en tu cuello

y colgar en ella los males

para estar en nubes y rostros.

Vivir en el fondo de un sueño

por tener un poco de anhelo

en trazar de nuevo tu estilo.

 

IV

Tú eres lo más lógico

de los dos focos de mis sueños:

Amor y arte,

todo al menos en tinta

porque la soledad ya está resuelta.

 

La soledad del día en rostros

sin cara, en días nublos

en jornadas que podrían ser

escalinatas y trampillas

del sueño más profundo.

 

Arte y amor:

dos ilusiones de papel.

Dos o una y no más

marcadas por las noches,

por el claro de luna

y tu marca flagrante

de extrañas sonrisas de tierra.

 

V

Un ruido continuo me acecha

es tu voz, tu aura, mis musas:

un invencible adiós que contrae

el transporte del alma a mi cénit.

 

Pintaste mi vida en un rayo:

soy el efecto de todos tus actos,

tu creación perfecta en la distancia.

 

VI

La flor del sueño huele

al sudor de tu cuello y purpurina

-y tiemblo si lo lamo-

de un manojo de sonrisas pálidas

que huyeron con el paso de los años.

Ese olor no queda, no está

con el frío de las heridas

de tus manos, que apestan

por solo recurrir a la memoria.

¿Qué será del dolor si no huele?

Tan solo esperar a que

desaparezca su esencia:

su hedor a lejía y a tumultos,

su estancia en el pasado

y su vuelo en las calles de Madrid

como un hecho que nunca pasa.

2 Comments
  1. Hermoso poemario,lastima que no haya más poemas ahí incluidos para así poder disfrutar más de esa forma fresca y limpia de expresar sentimientos. Gracias Adrián por haberlos escrito. juan López de Ael

Leave a Reply

Your email address will not be published.