Vikings y su veracidad histórica

Todo forofo de la Historia suele ser un ávido lector de novela histórica, así como un apasionado espectador de las series del mismo género —que además se encuentran en auge en los últimos años. Ejemplo de ello son series como Los Medicci, Brittania, Frontera, Knihgtfall, Marco Polo o la española Isabel. Todas siguen el mismo patrón: eligen un personaje histórico de importancia y le sumergen en una trama que trata de camuflarse en el contexto de la histórico-social de la época. No se puede negar que son una buena herramienta de difusión histórica. Sin embargo, no dejan de ser series de ficción y no pueden evitar abusar de elementos fantásticos o se suelen saltar el marco histórico por mantener el interés del espectador, por lo que debemos cuestionarnos su veracidad histórica.

Una de las series que más éxito ha tenido es Vikings. Esta serie narra la vida y obra de Ragnar Lodbrock e hijos. Ragnar es un rey legendario de las sagas nórdicas, nacido en Uppsala, Suecia en el siglo IX (no en Noruega como dicen en la serie), que asaltó y atemorizó a toda Europa. El mote «Lodbrock» significa ‘Calzas Peludas’ debido seguramente a sus vestimentas. El desarrollo de la trama es muy dinámico y es muy fácil engancharse.

El creador de la serie, Michael Hirst, ha tenido el detalle de respetar muchos elementos históricos que se narran en las Eddas. Estas Eddas son los escritos del monje islandés Snorri Sturluson, donde se recolectan las leyendas y mitos de los pueblos escandinavos. Del mismo modo, han buscado ser fieles con el estilo de sociedad escandinava que se daba en aquellos años. Pero al ser una serie de ficción, Vikings mete algunas de las patadas al libro de Historia más duras del mundo audiovisual.

Cartel elegido para promocionar la quinta temporada, que se estrenó en EEUU a finales de 2017

Para empezar, remarcar que Ragnar no participó en el asalto de la primera temporada al monasterio de Lindisfarne en el año 798, pues ni siquiera vivía en aquella época. Sobre la relación fraternal entre Ragnar y Rollo también encontramos un gran anacronismo histórico. Rollo ha quedado identificado como el Conde Rollon ‘el Errante’, primer conde de Normandía. Este conde vivió y gobernó en torno al año 890, mientras que el reinado de Ragnar Lodbrock data de los años comprendidos entre el 835 y el 865. Es matemáticamente imposible que estos dos vikingos pudieran coincidir en el mismo tiempo o lugar, y menos aún ser hermanos.

Siguiendo con la familia de Ragnar, debemos hablar de su hijo pequeño Ivar ‘el Deshuesado’, que es, sin duda alguna, uno de los personajes más carismáticos de la serie. Sin embargo, se da por hecho que el sobrenombre de Ivar viene de una malformación en sus piernas. Si bien es cierto que esta es una de las teorías, no está ni mucho menos demostrado que este mote viniera por una malformación en sus piernas. En lo que respecta a la madre de Ivar y segunda esposa de Ragnar, Aslaug es presentada en la serie como el reverso de Lagertha, la primera mujer del rey vikingo, una mujer manipuladora y delicada. Este papel no podría estar más equivocado pues las sagas cuentan cómo llegó a capitanear ejércitos enteros para vengar a los hijos de Ragnar, muertos en combate en suelo inglés. Podemos tildarla de skjaldmö o escudera vikinga. Para terminar con la familia Lodbrock, destacar que no se conoce de forma certera cuántos hijos pudo llegar a tener nuestro protagonista.

Otra de las figuras históricas que también causa controversia es la del Oráculo o The Seer, un extraño hechicero deforme que conoce el devenir del destino de los protagonistas. Es cierto que los escandinavos tenían su propia magia basada en las runas y en los poderes de los dioses. Sin embargo, la idea de un oráculo al más puro estilo griego antiguo no tiene mucha cabida dentro de este mundo vikingo. Además, cualquiera que naciera con deformaciones físicas era apartado del clan vikingo pues se le consideraba maldito por los dioses. Del mismo modo que Ivar debería haber sido desterrado en caso de una malformación tan severa (lo que desmentiría esta versión de la serie) The Seer tampoco pudiera haber convivido con el resto de la sociedad.

Harald I junto a su padre Halfdan

Continuando con este análisis, nos fijamos en Harald ‘el de la Hermosa Cabellera’ o como se le conocerá en un futuro, Harald I de Noruega. Este mítico monarca fue un fiero y honorable guerrero que extendió su dominio más allá de la propia unificación de Noruega, llegando hasta Escocia. Fue el sucesor del rey Halfdan ‘el Negro’, su padre y mentor. En la serie, se presenta a Halfdan como si fuera el hermano de Harald, aunque este no tuvo hermanos o hermanas conocidos. Además, por las fechas de su reinado, que discurre en torno a los años 872-933, no es probable que coincidiera con Ragnar. El único fallo que no han cometido ha sido con su historia de amor. Según la leyenda, Harald habría conquistado y unificado toda Noruega para alcanzar la suficiente importancia y ser digno de casarse con una princesa danesa.

Uno de los enfrentamientos icónicos de la serie es el de Ragnar contra Egberto de Wessex. Este monarca fue uno de los responsables de la futura formación del Estado de Reino Unido. Su labor frente a los asaltantes vikingos ha quedado grabada en la memoria de todo historiador de este periodo; sin embargo, no se ha demostrado que haya podido coincidir en ningún momento con Ragnar Lodbrock ni con otro personaje como fue el rey Aelle de Northumbria. En relación con Egberto, su nieto Alfredo (futuro Alfredo ‘el Grande’), no fue hijo de un monje. Alfredo fue el legítimo hijo de Ethelwulfo, heredero de Egberto. Destacar también, que fue Alfredo quién tuvo que lidiar contra el Gran Ejército Pagano que se nos presenta en la tercera temporada y no su padre.

Retrato de Carlos el Calvo, rey franco que combatió contra Ragnar y fue derrotado.

Sobre los Francos también podemos hablar de errores históricos. El problema nace del Emperador Carlos, que no puede ser identificado claramente con alguno de los Carlos que reinaron en la dinastía de Carlomagno. Vemos que, al ser el padre de Gisla o Gisela de Francia, debería ser Carlos ‘el Simple’. Sin embargo, su relación con el Conde Odo le convierte en Carlos ‘el Calvo’. Pero teniendo en cuenta que sufre el envite de Ragnar sobre París, esta defensa de París le convertiría en Carlos ‘el Calvo’. De este modo, tenemos a tres emperadores francos en uno.

El conde Odo no es otro que el Conde Eudes, gran héroe de la defensa de País frente a los vikingos y que a diferencia de lo que se nos cuenta en la serie, llegó a ser el primer emperador de la casa Capeto. Al final de su vida acabaría abdicando en favor de Carlos III ‘el Simple’. Sobre las referencias que se hacen en la serie sobre sus gustos sexuales, relacionadas con el sado, en ningún documento figura tal cosa.

Este tipo de recursos referentes al sexo o el amor, podemos verlo en el caso de la Reina Kwenthrith de Mercia, que aparece en la segunda temporada y la presentan como a una demente sexual, lo que da mucho juego entre los personajes. Apuntar brevemente que esta mujer reinó del 757 al 796, con lo cual es difícil que pudiera coincidir con el rey Egberto. Volviendo al tema del amor, supuestamente Kwenthrith tuvo relaciones sexuales con Ragnar, dando a luz nueve meses después a Magnus. Obviamente, esta relación nunca ocurrió, pero los guionistas creyeron que así mejoraría la trama. Tampoco pudo ocurrir ninguna relación sexual entre Lagertha y Egberto como se muestra en la tercera temporada.

Sin duda Vikings contiene muchos más anacronismos históricos: las expediciones de Björn al Mediterráneo no fueron las primeras en llegar tan lejos. Su expedición data del año 859 mientras que las crónicas de Alfonso III datan el primer ataque vikingo en el año 844. Los ropajes y armas no coinciden prácticamente, las espadas apenas eran usadas debido a lo caras que eran; las lanzas eran el arma más común, por ello Odín porta una. Sobre los ropajes, destacar que los patrones de las túnicas y los cortes (así como la forma de los cuellos) tampoco datan de aquellos años. Es cierto que esta serie no deja de buscar el entretenimiento de sus seguidores, sin embargo, es una serie del Canal Historia que podría haber cuidado mucho más su veracidad histórica para enriquecer a sus espectadores.

Fuentes:

  • Canales, C y Rey, M. (2017). Demonios del Norte: Las expediciones vikingas. Madrid: EDAF.
  • Curto Adrados, I. (2017). Los Vikingos y sus expediciones a la Península Ibérica. Madrid: SINE QVA NON.
  • Ibañez Lunch, S. (2014). Saga de Sturlaug el laborioso. Saga de Ragnar calzas peludas. El relato de los hijos de Ragnar. Madrid: Miraguano.
  • San José Beltrán, L. (2014). Una guía histórica de la serie de History Channel. Madrid: Quarentena.
  • Velasco, M. (2012). Breve Historia de los Vikingos. Madrid: Castellano.
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.